El Poder de la Mente

Los cientificos han localizado en el cerebro el área que nos permite hallar soluciones intuitivas, algo que afirmaban y experimentaban en sí mismos maestros espirituales hace miles de años. Vivimos en una sociedad regida por pensamientos analíticos, lineales y lógicos cuya manifestación son conductas fuertemente activas y masculinas (Yang).

Paradójicamente, la busqueda apasionada del desarrollo individual y el enorme interés por descífrar el modo en que usamos nuestra mente y adquirimos conocimientos, han impulsado estudios de Neurología y Psiconeurología sobre el pensamiento intuitivo, tan menospreciado por siglos en Occidente.

Hace muy poco, desde las Universidades de Oregon y de Drexel, en Filadelfia, se informó que se habían hallado los mecanismos neuronales que confirman la existencia del pensamiento intuitivo y su localización anatómica en un área restringida del lóbulo temporal derecho del cerebro.

Utilizando un electroencefalograma pudieron observar cómo la corteza cerebral posterior derecha genera onda alfa de baja frecuencia; un segundo y medio después se produce el “momento eureka” de la solución intuitiva en un área restringida del lóbulo temporal derecho, que puede localizarse con resonancia magnética.

Mucho antes de este fantástico descubrimiento ya se sabía que el hemisferio derecho y las ondas alfa se relacionan con la profunda relajación alcanzada durante el estado de meditación.

LA INTUICION ES UNA FACULTAD MENTAL NATURAL
La ciencia ha encontrado las vías nerviosas, las sustancias químicas y el centro nervioso que nos permite solucionar problemas mediante la intuición.

A partir de esta revalorización, tal vez nuestras sociedades se replanteen la posibilidad de estimular, a través de la educación, el ejercicio del pensamiento intuitivo, caracterizado por ser contemplativo, analógico y generador de conductas femeninas (Yin). De conseguirlo, por primera vez en la historia de la humanidad estaríamos usando el potencial de ambos hemisferios cerebrales, trabajando en forma armónica y sincronizada.

Por suerte, contamos con la experiencia de distintas técnicas muy practicadas en el Oriente y poco en Occidente, como el Yoga, la meditación , el zen, pranayama, el Tai Chi Chuan, el Qi Gong, la músicoterapia y la biodanza, entre otras disciplinas internas.

Dichas actividades son utilizadas desde hace milenios para pasar a otro nivel de comprensión de la vida. Y ahora la ciencia occidental ha comprendido cuáles son los procesos fisiológicos que desencadenan.

La meditación, por ejemplo, aumenta las ondas cerebrales alfa y theta en el hemisferio derecho, que inducen al acrecentamiento de la producción de neurotransmisores (acetilcolina, seratonina y dopamina), que determinan un reflejo de quietud (el estado propio meditativo).

PENSAMIENTO INTUITIVO Y VIDA COTIDIANA

La inteligencia intuitiva es una dimensión abierta para la creatividad, la alegría, la paz y la sabiduría personal. Decir creatividad es permitirnos novedosas opciones y posibilidades. Ampliar la capacidad intuitiva es reconocernos a nosotros mismos y al entorno con nuevos detalles, elegir mejor… cuando admitimos el pensamiento intuitivo, nuestra vida cotidiana se reorienta.

Confiar en la propia voz interior emplica independizarnos de la racionalidad extrema y de los convencionalismos. Cuando somos espontáneos y libres, los problemas se transforman en desafíos y posibilidades de crecimiento. Usando bien la intuición, trascendemos los estados mentales ordinarios y somos, profunda e íntegramente, nosotros mismos.

OCCIDENTE LE HACE UN LUGAR A LA INTUICION

Las sociedades de Occidente están agobiadas por la profunda insatisfacción y frustración que ha sumergido a muchos individuos en enfermedades mentales y físicas. El hemisferio izquierdo pareciera dominar pensamientos y conductas de las culturas occidentales; este permite pensar con palabras, posibilita el cálculo y el análisis matemático, establece estructuras de jerarquía y organiza secuencias motoras complejas. Es el asiento de la razón. El pensamiento occidental es materialista, educa para competir y controlar. La ambición por el poder y la riqueza no deja espacios para la generosidad ni para la grandeza de espíritu. La felicidad se busca en la propiedad: “más tienes, más vales”. La tecnología y la ciencia se han elevado al rango de religión. La visión mecanistica y simplista de la vida ha invadido el pensamiento filosófico.

El hemisferio derecho, en cambio, es el asiento de la intuición, la creatividad, la emoción y del pensamiento visual y abstracto; hace posible para nosotros la percepción tridimencional, los colores y la música. La mayoría de las personas tiene un hemisferio dominante; los genios de la humanidad utilizaron las habilidades de ambos hemisferios armónica y constantemente, de ahí que las grandes personalidades desarrollen un amplio rango de intereses y habilidades.

En la actualidad, Occidente intenta revalorizar las funciones del hemisferio derecho, entre ellas, rehabilitar el uso de la intuición en la cotidianidad y como un camino hacia niveles de conciencia más elevados para el autoconocimiento y el desarrollo de una cosmovisión más evolucionada.

DESAFIO A LOS CONVENCIONALISMOS

La esencia misma del descubrimiento y del progreso humano está en desafiar presunciones convencionales, en ir más allá de lo basado en hechos y en la lógica. Cuando Einstein tuvo “el pensamiento más feliz de su vida”, se dio cuenta de que una persona que cae de un techo está al mismo tiempo móvil e inmóvil: !Nada más ilógico para el pensamiento de su época! Einstein había usado el pensamiento intuitivo. Tuvieron que pasar muchos años hasta que la teoría de la relatividad fuera aceptada por la ciencia, y muchos más para que la sociedad modificara sus presunciones sobre el tiempo y el espacio.

Es el momento histórico de preocuparnos por elevar la capacidad subjetiva de conocer que tiene el sujeto. La intuición puede aportar su “chispa” no solo para resolver problemas científicos, sino en un sinfín de actividades creativas que requieren toma de decisiones y solución de dificultades.

La intuición moviliza áreas del cerebro distintas de las de la lógica formal.

¿POR QUé LO INTUITIVO NO PARECE FIABLE?

Solemos forzarnos para pensar de manera rígida, racional y empírica, aún en aquellas situaciones en las que resulta ser un método inadecuado.

Resulta ineficaz insistir en un modelo empírico-racional de pensamiento cuando no contamos con información completa, cuando es imposible medir y definir con precisión, cuando las variables escapan irremediablemente de nuestro control.

Es imposible resolver problemas complejos que trascienden las dimensiones materiales si a la ciencia no le sumamos la agudeza de la intuición.

Si insistimos en el uso de herramientas empirico-racionales, solo conoceremos lo que puede ser analizado y medido. Así, cuando intentáramos conocer nuestro propio ser, solo descubriríamos un catálogo empobrecido de los rasgos analizables de nuestra personalidad, una visión incompleta. Unicamente una profunda intuicion iluminar el camino para conocer aquello que en nuestro ser es trascendente y sublime.

En las situaciones prácticas, de forma frecuente sacrificamos la innovación a cambio de control, buscamos el conocimiento y sacrificamos la sabiduría. Solemos aplicar toda la energía en la búsqueda de las causas únicas, cuando en realidad las causas pueden ser muchas, estar en varios niveles o no existir: azar e incertidumbre caracterizan a la compleja realidad que nos rodea. El pensamiento racional y los procedimientos empíricos para procesar la información que recibimos son indispensables, pero no son suficientes para recorrer el mundo complejo en que vivimos: necesitamos reactivar el pensar intuitivo que está dormido y oculto en el cerebro.

MAS TRANQUILO Y DESPIERTO

La intuición se ve favorecida por bajos niveles de excitación, un estado de atención tranquilo, despierto, receptivo, sin “ruido mental”. La técnica de la meditación armoniza los dos hemisferios cerebrales, produce significativos cambios fisiológicos y libera neurotransmisores que inducen a la quietud y relajación.

Desde el punto de vista de la Psicología, meditar es usar una forma consciente y dinámica el hemisferio derecho del cerebro, activando el ritmo alfa cerebral. Se considera a la meditación como el cuarto estado de la conciencia (los otros dos: la vigilia o estar despierto, dormir soñando y el sueño profundo).

La frecuendia alfa ª8 a 14 Hz o ciclos por segundo), al igual que las ondas theta, pueden identificarse mediante electroencefalograma. Se relacionan con el hemisferio derecho y las funciones propias de la creatividad; predominan en el cerebro hasta los catorce años. A partir de esa edad predominan las ondas beta, relacionadas con el hemisferio izquierdo y con el pensamiento racional. Durante las prácticas de meditación se incrementan las frecuencias alfa y theta; el hemisferio derecho, el de la creatividad, libera neurotransmisores que inducen quietud y relajación propicias para el pensamiento intuitivo.

PERSPECTIVA DEL ORIENTE

En las filosofías orientales hay un universo perenne donde mente y materia, sujeto y objeto, el que conoce y lo conocido no estan separados como en el cientificismo clásico. La base de todo es el ser indiferenciado, el Absoluto, que es la fuente y sustancia de la existencia. Así, cada forma, cada estructura no es más que una manifestación del Absoluto. La sabiduría del Oriente fue gestada intuitivamente y el hecho de que nuestra ciencia día a día se acerque a sus ideas confirme el poder extraordinario de la mente intuitiva. Los yoguis y sabios orientales intuyeron la dinámica de la conciencia. Estamos empezando a comprender que estos hombres pueden haber intuido principios eternos. ” Como conozco el Comienzo de todas las cosas?” se preguntó el sabio taoísta Lao Tzu. “Por lo que esta dentro de mi”.

Los Sutras de Patanjali, texto del yoga muy antiguo, explican cómo el conocimiento del mundo exterior puede ser obtenido volviendo la atención hacia nuestro interior. El requisito para ingresar a esta conciencia elevada es samyama, un estado en que la mente permanece absorta en lo trascendente y al mismo tiempo puede pensar. La mente sería capaz de intuir los principios ordenadores eternos de la naturaleza y se guiaría por ellos, aunque no fuera consciente de los mismos. La conciencia contiene en sí todo el conocimiento posible.

LA ILUMINACION ES ACCESIBLE

La meditación es una técnica para ampliar la conciencia y es muy efectiva cuando se practica con continuidad (generalmente dos veces al día en sesiones de veinte minutos).
Es corriente considerar a la meditación como una forma de relajacion para lo cual es muy saludable, pero lo más importante es que nutre un estado de conciencia conocido como iluminación. El meditador “trasciende” el océano de la mente, su sistema nervioso se estabiliza y tiene una máxima coherencia. La capacidad de aprender, la creatividad artística y las funciones intelectuales mejoran día a día.

Artículo sacado de http://www.alivionatural.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s