El Poder de Rendirse

Estamos experimentando un cambio radical en nuestra comprensión de la vida, de la naturaleza, del universo y de nuestra relación con todo lo que existe, con todo lo que es. Viejos modelos de relación y vinculación se hunden ante la insostenibilidad de un paradigma que nos ha aportado una visión parcial y mediatizada de las cosas, de la vida. El poder económico, el poder político, el poder religioso y todos los modelos de relación humana basados en la falta de poder, la desconfianza, el miedo y la superioridad se derrumban en un mar de incertidumbre, un vacío lleno de posibilidades que contiene la semilla del cambio , la transformación y el nacimiento. Los intereses egoístas basados en el miedo y en la ilusión de separación no caben dentro de una estructura emergente que invita a abrazar y sintonizarse con la unidad de todas las cosas. Un nuevo orden, una nueva comprensión de nuestro papel y nuestro propósito más elevado se visualiza en el horizonte.


Todos somos uno.
 

La necesidad de cambiar

El cambio es algo constante en la vida y en la naturaleza. Ninguna ola del mar es igual a la anterior, ni ningún amanecer, ni ninguna hoja en el árbol. Si bien el ser humano en su ignorancia e inconsciencia trata de eludirlo creyendo que la vida tiene un significado material, buscando el éxito y el reconocimiento a través de posesiones, momentos de gloria que sólo satisfacen la parte más superficial de nuestra existencia, el ego, la insatisfacción sigue estando presente pues no se puede lograr la satisfacción del alma a través de algo que no lo tiene.

El ego es esa parte más superficial de nuestra existencia que nos separa precisamente de ella misma. Einstein decía que la realidad es una ilusión, pero persistente. Asociado al cuerpo y a la personalidad, el ego tiene muchas herramientas para mantenernos anclados a esta ilusión. El miedo es su aliado. La enfermedad y el sufrimiento su consecuencia.

La vida es consistente en su esencia. Lo material está sujeto siempre al cambio y la transformación. Lo único que se mantiene de manera consistente es la vida que subyace a todas las cosas, esa percepción intensa de vida que vibra y late dentro de nuestro corazón.
Pero para poder abrazar esa auténtica consistencia uno ha de rendirse. No hay otra elección.

La energía

La energía que sustenta todas las cosas está cambiando constantemente y estamos experimentando uno de esos cambios que sólo ocurren cada miles y miles de años, algo que muchas culturas antiguas predijeron como una posibilidad y una oportunidad de avanzar hacia una comprensión mayor de nuestro papel creador en el planeta tierra.
Theilhart de Chardín nos dejaba claro en su famosa frase de “no somos seres humanos teniendo una experiencia espiritual en la tierra sino seres espirituales teniendo una experiencia terrenal en la tierra” nuestro verdadero origen divino, nuestra auténtica y verdadera esencia, lo que llamamos nuestra IDENTIDAD VERDADERA.

Ante cualquier cambio el ego trata siempre de aferrarse a lo conocido. No importa si es agradable o desagradable lo que estés experimentando ahora. Su papel es el de impedirte acceder a tu verdadero poder, al que surge de una percepción intensa del ahora, tal como expresa Eckhart Tolle en su libro “Un nuevo mundo Ahora”. En el ahora sólo hay aceptación y en la aceptación uno se rinde a lo que es.

Todos los caminos espirituales, los senderos iniciáticos llevan hacia el mismo punto, la aceptación del ahora, la autoaceptación. Todos llevan a la rendición de lo que es y a soltar lo que no es.
Y eso supone un cambio en el foco de percepción de todas las cosas.
Uno no es ese pensamiento compulsivo y constante que nos ancla al dolor y el sufrimiento. Tú no eres nada de eso. Tu eres quien respira y quien late. Tú estás realmente en tu corazón. Pon atención a ese latido, a ese ritmo que te sintoniza con la existencia. Tú estás ahí.

El ego te va a decir que sientes vértigo, mareo, incluso puede que sientas náuseas. Perfecto, has comenzado a sanar. Ríndete y confía. Eso es todo.

La vida es tan inmensa, tan sublime y misteriosa que el ego se va a resistir a aceptar que su existencia pende de un sólo hilo. La única realidad que existe está llena de amor y conciencia. Y la puerta de acceso está en el corazón.

Somos amor

Amor es lo que somos, amor es lo que existe cuando aceptas ahora lo que eres. El poder de rendirse es el poder de aceptar el momento presente tal cual es, dejando que la culpa y el sentimiento de víctima propio del ego se esfumen ante un mar de aceptación y compasión por uno mismo. En el ahora sólo existe lo que es. Y eres AMOR.

El amor es el pegamento de la existencia, lo que sostiene todo, lo que mantiene este misterio en constante movimiento, en constante cambio. El amor es lo que cura todo lo que el pasado ha creado en tu cuerpo, en tu historia personal. El poder de rendirse está en que te permite borrar y limpiar todo tu sistema de cualquier densidad procedente del pasado, bien sea de esta vida o e de otras vidas, incluso cualquier carga familiar que portes en tu interior. Rendirse es relajarte y permitir que la vida, la auténtica maestra te indique quién eres hoy, para qué estas ahora y aquí.

Rendirse es confiar.

Confiar en que la vida te tiene preparado un destino, un propósito, el propósito de tu alma que sea como sea va a cumplir, sea a través de tu ego y el dolor o a través de tu conciencia despierta y tu amor. La confianza es un sentimiento que emerge ante la percepción de que eres algo más que un cuerpo y una personalidad. Al ampliar tu percepción de que eres algo más que todo esto, cuando mueves tu punto de percepción más allá de tus sentidos físicos y comienzas a despertar y a percibir que realmente eres más que lo que tus sentidos físicos te muestran…en esa percepción expandida de tí mismo ocurre el milagro de tu existencia, el encuentro con tu auténtica identidad, la aceptación de tu verdadero origen, la apertura a la inmensidad de tu ser.

Rendirse y confiar, el bálsamo para poder atravesar el cambio, para alinearte con tu propósito más elevado, para realmente abrirte al misterio.

Ríndete, confía. La vida te apoya. No estamos sólos.

Déjate ser y estar.

Anuncios

Un comentario en “El Poder de Rendirse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s