El poder de rendirse


“…La vida se volverá muy pervertida, y habrá poco orden social, en esos tiempos muchos pedirán a las montañas mismas, que caigan encima de ellos y dar fin a su miseria. Aun otros aparecerán como si no los toca lo que está ocurriendo. Aquellos que recuerden las enseñanzas originales y hayan reconectado sus corazones y espíritus. Aquellos que recuerden quienes son su madre y su padre….”

Extracto de las profecías Hopi

En el terreno del crecimiento personal, la espiritualidad y la evolución de la Conciencia hay miles y millones de ofertas que prometen la liberación, la sanación, la ascensión y la integración en la nueva conciencia. El movimiento New Age es uno de esos movimientos que se ha anclado en todo este mercadeo espiritual. La oferta crece y la confusión se incrementa.

Hoy en día el interés por las distintas filosofías, doctrinas y prácticas espirituales ancestrales está a la orden del día. Y son cada vez más las personas que buscan la salvación en maestros, canalizadores, técnicas y gurús, aceptando falsas promesas de una liberación futura, liberación que no viene del futuro sino que ocurre siempre en el presente.

Hay mucha confusión, incluso entre los elegidos que, desorientados se dejan arrastrar por estas falsas promesas con el fin de no aceptar su presente, su realidad. Y aunque muchas de estas prácticas o grupos son inofensivos en si, no sirven genuínamente al plan evolutivo, generando más desconcierto e incluso un rechazo hacia lo espiritual.

“No hay nadie ni nada que pueda salvar a nadie. La llave se encuentra y siempre se ha encontrado dentro de ti.”

Me he encontrado con muchas personas que han estado buscando la tan anhelada felicidad durante años a través de terapias, de retiros, de formaciones… sin hacer nada nuevo en sus vidas, sin transformar su entorno, su realidad. Sufren y se esconden detrás de promesas futuras. “Usted puede sanar su vida”…sí, claro que sí, pero tendrás que hacer algo distinto, ¿no?. Y sobre todo, tendrás que hacerlo desde un nivel de Conciencia distinto, ¿verdad?.

Con muchas de estas personas he tenido algún encuentro y de manera automática entran en un estado de liberación profunda y sanadora. Sus miedos, sus temores y sus emociones encuentran un espacio para liberarse y transformarse. Pero ¿qué pasa? Que muchos no vuelven.

Para el ego buscador es muy duro entrar en presencia porque supondría su fin. Al sentir un espacio de liberación el ego se activa y si no hay presencia suficiente comienza a lamentarse porque todo lo que ha hecho no ha servido de nada, empieza en un drama nada generativo o por contra comienza a juzgar al que tiene enfrente en un intento de conservar su supremacía. Realmente el ego es un auténtico “coñazo” (y me van a permitir la palabra).

El ego tiene tres tipos de respuestas reactivas:

– Huida

– Parálisis

– Agresión

Ante cualquier situación que interprete como de amenaza se van a activar estas tres respuestas. Pero existe una cuarta respuesta que no es reactiva sino generativa. Esta cuarta respuesta es la que viene de más allá del ego y supone una transformación de la identidad. Se manifiesta a través de la presencia y el contacto generativo e intuitivo con el otro. Es una respuesta que emerge desde el centro del corazón.

“Lo que nos libera es el amor. Y el amor, más que una palabra es una vibración transformacional y profundamente creativa. En el encuentro sensible, vibrante y resonante lleno de amor ocurren cosas inexplicables para la mente pero si sensibles para el alma. Es tan potente el encuentro humano pleno de Conciencia que muchos tratan de escapar de este encuentro, tratan de escapar de si mismos, refugiándose en meditaciones, en técnicas complejas, en palabras vacías huyendo de su propia presencia. Y es que en la presencia no te puedes esconder, no te puedes engañar, la verdad se revela.”

Venimos a vivir y a sentir. Y esto sólo ocurre en el presente. En la presencia nuestra Conciencia más elevada desciende, iluminando nuestro interior, abriendo puertas perceptivas que van más allá de lo físico. Y en este encuentro surge la emoción como recurso integrador. Si sostenemos la emoción dentro de un campo mayor de conciencia y nos permitimos sentirla sin etiquetas, sin juicios, sin contenidos mentales…estamos permitiendo que la transformación y la integración tenga lugar. Es algo que hemos de dejar que ocurra, no algo que tengamos que hacer.

Actualizar

La mente es un servidor muy poderoso. Pero hasta que no se pone al servicio de tu corazón, de tu Conciencia, de tu alma,  se vuelve contra ti bajo las órdenes del ego, manteniéndote anclado a un ciclo de dolor y de sufrimiento ineficiente. El ego convierte a la mente en una auténtica cárcel, la cárcel del pensamiento.

La liberación ocurre cuando sientes plenamente tu cuerpo, cuando sientes la vida que te recorre por tu interior y a tu alrededor. El cuerpo está cargado de información, es un canal de comunicación multidimensional que va más allá de lo físico. Y pegadito al físico está el emocional. Cuando comienzas a sentir el cuerpo de manera integrada tu atención y tu conciencia contacta con el emocional y es aquí donde acumulamos toda la información densa de nuestro pasado, información emocional que nosotros denominamos sombra. Es aquí donde la gente por lo general se para, porque no quieren atravesar y transformar la sombra. Pero si no sientes la sombra, ¿cómo vas a poder sentir la luz?

En el sentir está el saber, en el sentirlo todo sin condiciones, sin juicios, sin palabras. El saber nada tiene que ver con las palabras y los conceptos. Es una vibración, una sensación, una experiencia, una revelación emotiva que ocurre más allá del pensamiento. ¿Cuándo sabes que tienes ganas de hacer pis? Cuando lo sientes. ¿Cuándo sabes que tienes hambre? Cuando lo sientes. ¿Cuándo sabes que va a ocurrir algo maravilloso en tu vida? Cuando lo sientes. Pretender anular la oscuridad y sobrevivir en un mar idealizado de luz donde todo está bien aún cuando en tu día a día la vida te sigue mostrando una y otra vez que no está tan bien como parece no es más que sobrevivir en un estado disociado de Conciencia. Y no se trata de disociar sino de integrar.

“Sentir, pensar y actuar.”

Más allá de las palabras, los rituales, las ceremonias, las canalizaciones y las promesas fallidas está la presencia, el sentir y su poder generativo nos abre las puertas para acceder a la VERDAD que yace en el centro de nuestros corazones, una VERDAD sin palabras, sin conceptos, sólo una vibración, un movimiento, un océano inmenso de sincronicidad y serena alegría.

Estamos en plena transición hacia una nueva era, la era de Acuario y las herramientas para alinearnos con este nuevo tiempo no son las de siempre. Hay que actualizar. Y es curioso que después de miles de técnicas, procedimientos, posturas, meditaciones, visualizaciones y demás entretenimientos propios de la era de Piscis, la herramienta fundamental para la integración en esta nueva era sea la RENDICIÓN.

“Somos seres perfectos en esencia y aceptar nuestra perfección implica aceptar también lo que no es perfecto de nuestra experiencia.” 

El cambio evolutivo y el salto en la Conciencia es más un proceso de dejar de hacer que de tener que hacer. Cuanto más relajado te permites estar más fácilmente penetra la vida a través de ti. Y ocurre el milagro. Ésto es RENDIRSE a lo que ES AHORA.

“Las personas atareadas se pierden de su propio centro”

Lao Tse

Rendirse es fácil y difícil a la vez. Fácil porque no tienes que hacer nada. Difícil porque precisamente para la mente egoica es imposible no hacer nada. Ahí radica el poder transformador de la Rendición, te lleva más allá del ego. Y este proceso es emocional.

La experiencia de la RENDICIÓN implica por lo general un sufrimiento, un único sufrimiento que hemos llamado eficiente porque facilita la integración vibracional de un nuevo nivel de Conciencia. Supone la muerte de nuestra identificación con el ego y el mundo de las formas y el renacimiento de una nueva identidad libre de toda forma pero que coexiste con el mundo de las formas.

En el sufrimiento eficiente hay una confianza plena y un rendirse total. Esto facilita la integración de la Conciencia y la transformación de la identidad humana. Es la experiencia.

“No me hice monje para sufrir más que la mayoría sino para sufrir más eficientemente”

Monje budista


TE AMO.

Jorge Santana

http://www.asesoramientointuitivo.com

Anuncios

5 comentarios en “El poder de rendirse

  1. ¡Hola Jorge!
    Me ha gustado mucho este sentir y este rendirse, que en definitva es lo que deberíamos hacer tod@s, porque sin rendición, no hay transformación. A veces nos cuesta mucho porque como bien dices nuestro ego nos hace la vida imposible y mucho menos nos permite rendirnos, es como la tarea de a ver quién puede más.

    Está claro que primero hay que silenciarlo para que puedan salir todas esas cosas que nos atan y no nos dejan en paz. Por eso, creo que lo mejor es silenciarlo para después vivir nuestra particular vida, en sombras o no, depende de que cada un@, aunque está claro que a veces hay que atravesar dichas sombras para limpiarse y que pueda llegar la transformación y el cambio a la luz.

    Un abrazo enorme,

    PD. Yo ahora, estoy atravesando mi particular proceso de transformación de la sombra a la luz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s