Septiembre 2012. El re-nacimiento.

“Yo no sé, estoy en un lugar calentito, húmedo, acogedor, nutritivo. Salgo y vuelvo constantemente. Mi madre me espera lejos. Ella no me podía traer. Así que he buscado a otra madre, una nodriza para que me aloje mientras voy formando el cuerpo que voy a habitar. Aún recuerdo lo que SOY, NADA y TODO, una nota silenciosa en la gran sinfonía del Universo.

¡Qué grotesco es el mundo!. ¡Qué densidad! Siempre me ha costado bajar a este plano. Pero es mi tarea, es mi misión, hay mucho que hacer aquí. Creo que esta es la última vez que desciendo. Pero me acordaré de todo esto cuando llegue el “momento”.

Mi nodriza sufre. Se siente sola y aunque me siente dentro no sabe que estoy con ella, a su alrededor. Me trajo por amor, pero la densidad de sus circunstancias le impiden sentirlo, le impiden “darse cuenta”. Por eso la escogí. También la inconsciencia tiene su sentido. Sin embargo la AMO. Soy AMOR, es mi naturaleza, la de todos, la de TODO.

Mi padre no está. Vino, hizo su papel, plantó su semilla y se fue. Tiene mucho miedo. Pero el momento en que plantó la semilla, lo hizo por amor, un amor que duró unos segundos, una fusión perfecta, un momento único, como la Vida, que es un único momento que se expande con el RITMO.

Mis padres de verdad, los que me llamaron desde el corazón, están más lejos. Pero sé donde están. He estado en torno a ellos mientras se iba preparando mi venida. Somos viejos conocidos. Ya coincidimos en otros lugares, en otras experiencias. Por eso vuelvo. Para AMARLOS también sin CONDICIONES.

Sé que me voy a olvidar de todo esto cuando nazca. La vida es así, tiene su ley, su propia naturaleza. Pero sé que lo recordaré. El velo del olvido es necesario en esta experiencia humana. Y no vengo yo solo. Hay un montón de pedacitos de lo mismo que SOY repartidos en el mundo. Hemos venido en grupo. Y muchos vendrán después de mí. La misión, transformar el mundo, sostener la transición de un tiempo a un nuevo tiempo, de un mundo a un nuevo mundo. Ya he estado aquí varias veces. En este estado sin nacer aún, lo recuerdo. Pero ¡ay cuándo me llegue el momento de salir al mundo!. Percibiré lo mismo que percibo ahora, pero en un completo y absoluto silencio.

Entonces comenzaré de nuevo un viaje, una aventura, una experiencia nuevamente en la tierra. Y llegará un momento en que volveré a salir, volveré a salir del silencio, pero esta vez para completar un poquito más el mundo, para darle un poquito más de luz al mundo. Entonces sabré, se me revelarán todos los “secretos” sin saber cómo ni por qué. Comenzaré a re-cordar, a recordar nuevamente que SOMOS TODO y NADA. Y esta vez no estaré solo, estaré con esos pedacitos de lo que SOY, renaciendo juntos, iluminando juntos, vibrando juntos, danzando juntos el NUEVO RITMO. Pero esta vez será a través del cuerpo, a través de la materia renovada como nos re-encontraremos. Y bastará una sola mirada para saber-nos, un sólo abrazo para amar-nos, , una sóla palabra para sentir-nos.

En ese momento el mundo comenzará a ser realmente un NUEVO MUNDO. “

Jorge Santana

Los recuerdos se agolpan cuando trascendemos la esfera de la mente. El tiempo y el espacio se relativiza, el cuerpo se convierte en instrumento y la NATURALEZA supra-mental toma el mando. Podemos viajar hacia atrás y hacia adelante, mover la atención a miles de momentos perfectos, de instantes repartidos plenos de información y libres de deseo. Todos los yoes que fuimos, las identidades que habitamos, las tareas que cumplimos y las que nos costó cumplir, son fácilmente recordables en este nuevo estado que está ahora brotando a través de muchos seres humanos alrededor del mundo. Una nueva especie humana, un nuevo ser supra-humano, un nuevo ser supra-mental.

Sri Aurobindo lo adelantó hace ya muchas décadas y a él le debemos el nombre. La Naturaleza, en su constante espiral evolutiva, espera el “momento perfecto” para que eclosione la vida, la nueva vida, la vida nueva. Lo que adelantó hace tanto tiempo, ahora es cada vez más un hecho. Hay un nuevo “aire” descendiendo sobre nuestras cabezas, una nueva vibración abriéndose paso entre las angostas matrices enredadas de la materia, de la vieja materia, de la vieja historia, renovándola, elevándola, impulsándola de nuevo hacia arriba, hacia un nuevo escenario. Antes del ascenso es necesario primero un descenso. La materia esconde memorias dolorosas de lo que ha sido, historias de horror, oscuridades silentes, experiencias angostas. Pero en el centro de su estructura, en ese lugar infinitamente minúsculo que nuestros científicos tratan y tratan de descifrar, en ese espacio donde la NADA y el TODO confluyen eternamente, ahí hay algo que está ocurriendo y que está activando en muchos de nosotros el definitivo DESPERTAR.

Llevamos preparándonos para esto mucho tiempo, edades enteras, ciclos completos. La sincronización del tiempo, la emergencia de un Nuevo Mundo. Hay una nueva vibración de conciencia descendiendo y emergiendo desde lo más infinitamente pequeño de todo lo que existe, desde el corazón de cada partícula, de cada célula, de cada cuerpo. Y no tiene que ver con filosofías, ni nuevas pedagogías, ni siquiera con teorías complejas sobre la realidad. Es una VERDAD sencilla, simple, orgánica, NATURAL. Una llamada de la VIDA. ¿La estás escuchando? ¿La estás sintiendo?

“La verdad es sencilla en esencia. Y quizá por eso no la vemos. Necesitamos recrear lo simple en lo complejo para que nuestro vehículo mental, a punto de explotar como un globo que se hincha hasta el límite de su resistencia, pueda disfrutar de su mecánica “lógica” habitual sin llegar a satisfacer plenamente las cualidades y los impulsos plenos de conciencia que vienen a través del alma humana. La verdad, esa verdad pura que mora en los bebés al nacer, libre de toda distorsión y de toda complejidad ilusoria, es demasiado poderosa para poder abrazarla así, sin más. Hay que darle una vuelta a la espiral, hay que esconderla detrás de “ismos” científicos, metafísicos, religiosos, espiritualistas, políticos, filosóficos, sociológicos, psicológicos…todo lógico. Hay que esconder lo sencillo, “la verdad no se puede conocer”, hay que separarla en pequeños puntos difuminados, en pequeñas cárceles mentales y corporales, en pequeñas identidades solitarias que al verse entre sí, más que reconocerse se desprecien mutuamente. Hay que establecer la ilusión de separación. La unidad es peligrosa. Su revelación podría acabar con el sistema. Así ha sido nuestro mundo.”

Escrito de libro “Sentir para Saber” de  Jorge Santana (en desarrollo)

Estamos saliendo de la mecánica mental. Estamos adentrándonos de forma natural en una nueva esfera evolutiva que está más allá de la mente. Y como tal, este proceso no se puede pensar, ni siquiera se puede controlar, sólo se puede permitir y SENTIR, nada más. Una nueva vuelta en la espiral evolutiva está aconteciendo actualmente. Aquellos más naturalmente predispuestos a vivir esta experiencia están sintiendo la estrechez previa al camino libre que tenemos justo enfrente. La sincronicidad ya no es un “secreto”, si alguna vez lo fue. Siempre estuvo ahí, guiando. Pero ahora estamos más dispuestos a confiar en su flujo creativo y comunicativo. Muchos puede que estén experimentando nuevos retos relacionales, emocionales y familiares. Como siempre digo, no hay nada oculto que no salga alguna vez a la superficie. Pero hay que estar presentes en ese “momento perfecto”. Todo tiene su SENTIDO de SER y detrás de todo dolor, hay un nuevo gozo de libertad empujando hacia afuera, detrás de todo caos, un nuevo equilibrio, detrás de cada lágrima hay una nueva sonrisa esperando ser recibida.

El Nuevo Mundo no es posible si primero no permitimos que ocurra su nacimiento en nuestro interior. Y permitir que este flujo evolutivo haga su tarea requiere ante todo de ENTREGA y CONFIANZA. No es algo metafísico. Es pura NATURALEZA, pura VIDA manifiesta, pura sensación.

Crear el cielo en la tierra es una experiencia orgánica, un hecho orgánico. Lo que hemos llamado extrasensorial no es extra, es la pura naturaleza ilimitada de nuestra propia capacidad de SENTIR. Es una cualidad NATURAL que se ancla al abrazar la esfera que está más allá de la mente, de la cárcel, del sufrimiento, la nueva esfera SUPRA-MENTAL. Y podemos. Estamos diseñados para eso. Está en nuestra propia NATURALEZA.

Así como hay muchos que están sintiendo con apremio este impulso interior de avance hacia lo desconocido, hay otros muchos que se aferran con desesperación a sus posiciones conocidas, a lo de siempre, al viejo mundo. Su brote interior también está activándose, pero la densidad emocional y mental les impide llegar a escuchar ese maravilloso CANTO NUEVO. Las resistencias, como demonios grisáceos y juguetones que nublan la mente y la visión, tienen poder sobre aquellos que no están afinados, aquellos que no han vaciado el contenido denso del pasado, aquellos donde el miedo, el juicio y la desaprobación los aíslan de cualquier revelación NUEVA, de cualquier aire NUEVO, de cualquier cosa NUEVA. Pero no todos están llamados a DESPERTAR. Dejemos que cada uno sea dueño de su propia libertad y/o de su propia cárcel. TODO ESTA BIEN. La RESPONSABILIDAD de la propia VIDA responde a una LEY inviolable. Y cada uno se va a encontrar con su propia creación. La realidad es un espejo que refleja.

Nadie sabe cómo será el Nuevo Mundo, cómo será el Nuevo equilibrio, los pasos que debemos dar, porque, como Nuevo que ES, nos toca descubrirlo y crearlo “momento a momento”, paso a paso. Pero sí se puede sentir, sí se puede vivir ya en él, porque no es un nuevo espacio físico, es una completitud perceptiva de este espacio físico en el que habitamos. La forma y la no forma reconciliándose, integrándose, abrazándose, unificándose. Una NUEVA RESPIRACIÓN.

Las generaciones del 70 y sobre todo del 80 están sintiendo la estrechez de la estructura en la que se han criado, y están percibiendo e intuyendo de alguna manera, la necesidad de ir más allá. ¡Claro que hay miedo! Pero detrás del miedo está el AMOR. Y es el AMOR, no como concepto, sino como vibración, la que está guiando, como siempre, este nuevo salto evolutivo, este nuevo re-nacimiento del ser humano.

Personalmente, ahora que re-cuerdo muchas cosas, doy gracias por estar aquí. Y a cada uno de ustedes, que leen estas cositas que periódicamente comparto, independientemente de que a algunos se les arrugue el entrecejo, a otros les resuene profundamente estas palabras como si las estuvieran diciendo ellos mismos, o surjan lágrimas de alegría y gratitud que nos impulsa a seguir avanzando por este sendero, este único CAMINO hacia el AMOR, a cada uno de ustedes también les doy las GRACIAS por estar aquí, en la Tierra, conmigo, consigo, con TODOS.

A la familia ACUARIO…GRACIAS VALIENTES. En el AMOR somos todos UNO.

CONFIEMOS Y CELEBREMOS…esta vez no estamos solos.

Jorge Santana Valentín

P.D. Como siempre, no se crean nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s