Felices fiestas y feliz 2014.

“De repente descubrió que lo que creía que era, no era, que lo que pensaba no era suyo, que el sufrimiento era una cortina de humo que cubría celosamente las puertas del paraíso. Y se atrevió a pasar la puerta.

Entonces sufrió, lloró hasta la última lágrima que guardaba en su corazón, se entregó sin condiciones a las violentas tormentas que agitaban su interior. Rendido y entregado se dejó llevar por la corriente con una única palabra viva latiendo en lo más profundo de su corazón.

– ¡Confía! ¡Confía!” 

Que la CONFIANZA sea el motor de este nuevo año que entra.

Con todo mi AMOR…

Jorge Santana Valentín.